Solo soy una madrastra, ¡pero mi hija es muy linda! [4]


05 Jun


Capítulo 4

        Abigail dándole la vuelta a una nueva hoja comenzó a verse más plausible. En el pasado, si Clara hablaba fuera de turno de esa manera, Abigail podría perder los estribos. Algo cambió después de que ella volviera a la vida, pero ... Norma siguió observando a Abigail con una expresión complicada en su rostro.

           ― ¿Si su Majestad?― 
           ― Tu pendiente es muy bonito ― oculto debajo del cabello de la doncella, Clara llevaba un pendiente azul. Norma sintió la caída de su corazón a su estómago.

           "Clara, idiota! ¡Te dije que los accesorios estaban prohibidos!"

            Abigail sonrió mientras respondía a Clara, su rostro se retorcía para parecerse al mismísimo demonio.


           Clara se dio cuenta de su error en el momento en que vio esa sonrisa.

            ― Lo-lo siento. ¡Juro que no volveré a usar aretes! ― Clara palideció visiblemente, y trató de quitarse rápidamente los aretes. Tenía tanta prisa, que hizo sangrar sus oídos.

           Abigail saltó de su asiento y rápidamente tomó las manos de la niña. 

― ¡Clara! ¡Cálmate! Estas sangrando.― 

Norma se quedó confundida. ¿Abigail? ¿Limpiando la sangre de un sirviente? ¿No reprendiendo a la chica por derramar sangre en la alfombra? En este momento, el rostro de Abigail solo mostraba preocupación, y ella habló como si fuera la única que se había lastimado. 

           ― Sólo te estaba felicitando por tus bonitos aretes. No hay necesidad de estar tan asustado ― 

           ― ¿R-realmente ...?" Clara parecía más sorprendida que nada ― 

           Abigail habló en un tono suave, tratando de calmar a la chica. 

           ― Por supuesto. Y de ahora en adelante, puedes usar lo que quieras. Por favor, dile esto también a los otros sirvientes ― 

           ― S-sí, Su Majestad ...―  Clara apenas logró tartamudear una respuesta.

           Después de que Abigail confirmó que la hemorragia había cesado, ella se quitó el pañuelo. 

           ― La hemorragia se detuvo, pero te recomiendo que sigas viendo a un médico ― tenía la cara rígida, pero no su voz. Clara pasó por un momento de shock. Pensar que la reina del país la trataría tan bien ...

           Abigail ni siquiera se dio cuenta de la reacción de Clara, y se mantuvo bastante apologética. Miró los pendientes ensangrentados de Clara por un momento, luego se acercó a su mesa de accesorios. 

           ― Ah, ahora que lo pienso, hay un par de aretes que no estoy usando ― 

           Cuando Abigail abrió su joyero, piedras preciosas y gemas de todos los colores comenzaron a brillar desde el interior. Diamantes, granates, esmeraldas, corales, perlas, zafiros ... Parecía una pequeña exhibición de museo, como si todas las joyas del mundo pudieran encontrarse en este cofre. Clara también tenía algunas piezas de joyería, ya que era de una familia noble, pero esto estaba en un nivel completamente diferente. 

           Había  una cantidad ridícula de joyas dentro.

           Abigail escogió un par de aretes de zafiro del tesoro, unos del mismo tono azul que los aretes de Clara. Aunque probablemente mucho más 

           ― Aquí, te daré esto ―  ella cuidadosamente extendió su mano con los pendientes.Clara agitó las manos en rechazo, completamente en shock. 

           ― N-no. No puedo aceptar algo como esto ― 

           ― No los estoy usando. Y me estarías haciendo un favor ya que de todos modos planeaba deshacerme de la mayoría de estos ― los ojos de Clara se agrandaron al escuchar las palabras de Abigail. Abigail aprovechó la oportunidad y puso los pendientes en las manos de la niña. Luego se volvió para mirar a Norma, quien se estremeció sorprendida. Abigail le dio una mirada más antes de asentir con la cabeza. 

           ― El "peritot"  te conviene, Norma ― (TN/ Un tipo de gema)

           ― Yo-yo no necesito nada, Su Majestad. Tus joyas se desperdiciarían en mí ― 

           ― No, no lo harán. Sé que has sufrido debajo de mí todo este tiempo, así que realmente quiero otorgarte la mayor cantidad de regalos, Norma. ... Lo siento mucho por todo ― la disculpa fue tan incómoda como el regalo en sí. Norma no pudo decir nada cuando Abigail escogió un collar verde y lo puso en sus manos. No hubo palabras de gratitud de parte de las dos criadas, pero Abigail tampoco esperaba ninguna. Simplemente colocó el joyero en su lugar y dijo: ― También le daré regalos a las otras criadas, así que, por favor, no se preocupen demasiado, ¿de acuerdo? Ahora bien, saldré un rato ― 

           Abigail abandonó rápidamente la habitación, la cual poco después se quedó completamente en silencio. Nadie se atrevió a hablar. La boca de Norma se quedó boquiabierta, incapaz de decir si esto era un sueño o la realidad. Ella inconscientemente murmuró para sí misma

            ― ¿Realmente cambió ...? ― 


۩۞۩



            Pasó una semana desde que les dije a las criadas que podían usar lo que quisieran. La mayoría de las criadas parecían desconfiar del decreto, pero afortunadamente, después de unos días, las cosas empezaron a cambiar poco a poco. Algunas de las criadas incluso llevaban los accesorios que les regalé. Clara, en particular, estaba tan emocionada que usaba algo diferente cada día. Sin embargo, los aretes de zafiro no lograron aparecer.

            Pero no todos eran como Clara. Algunas de las criadas, incluyendo a Norma, todavía se abstuvieron de usar algo lujoso. Si fue por su propia voluntad, no tendría problemas con eso, pero desafortunadamente parecía provenir de su desconfianza en mí. Suspire. Supongo que con todas las cosas que Abigail hizo en el pasado, no es de extrañar que todavía no confíen en mí. Abigail es en serio un gran trabajo. No la pondría delante de una de las criadas para que intentaran matarla.

            Hablando de eso, ¿quién la mató de todos modos? Más de unas pocas personas vieron a Abigail como una molestia. Primero, los partidarios de la reina anterior, Miriam. Como hija de la familia Stork, después de su muerte, la familia ofreció a la hermana de Miriam para que fuera la próxima reina. Pero Abigail, la princesa de Cronenberg, terminó siendo elegida reina. Obviamente, la familia Stork no miraría a Abigail con tanta amabilidad por eso.

            Otro persona de quien desconfiaba un poco ... era el hermanastro de Sabelian, de su otra madre. El hombre se llamaba Raven, creo. Como su nombre, su cabello era tan negro como las plumas de un cuervo. A pesar de tener una madre diferente, era el retrato de Sabelian. Sin embargo, junto con sus ojos dorados, su personalidad era totalmente diferente a la de Sabelian, por lo que era fácil distinguirlo. Sin mencionar que su cabello era lo suficientemente largo como para llegar a sus hombros.

            Supuestamente, no tenían una muy buena relación debido a problemas de herencia. Aunque no tuvo una mala relación con Abigail Persay, políticamente deberían haber sido enemigos. Después de todo, si Abigail tuviera un hijo, las posibilidades de Raven de ser rey disminuirían aún más.

            Aparte de esas personas, todos los demás con animosidad hacia Abigail eran una especie de bonificación que venía con el territorio de su horrible trato hacia las personas. Torturó a muchas personas, incluidos sus propios sirvientes en el castillo ... Ah, Abigail. ¿Qué voy a hacer contigo? 

            *Llorar*... Habían demasiados sospechosos potenciales.

            ¡Lo primero que debo hacer, por lo tanto, es reducir el número de mis enemigos! No puedo morir como en el cuento de hadas original. ¡Debo mejorar mi relación con Blanche!

            ― Clara, hoy se supone que Blanche ira a probarse nuevos vestidos ¿verdad? ― 

            ― Si su Majestad ― 

            ― ¿Crees que si fuera a asistir ... ella encontraría que mi presencia no es bienvenida? ― 

¡Hoy es el día que Blanche finalmente se prueba  ropa nueva! Realmente tenía muchas ganas de ir. Pero vacilé, considerando que Blanche todavía estaba aterrorizada de mí.

            ― ¡Estaré bien, creo!― 

La tranquilidad de Clara me dio coraje. Por lo menos, podría usar traer un regalo como excusa para pasar por aquí. 

            ― De acuerdo entonces. En ese caso, ¿puedes ayudarme a vestirme? ― 

            ― ¡Sí, señora! ― 

۩۞۩


            Clara y Norma cada uno recogieron una caja de zapatos para llevar. Eran los mismos que había debatido la última vez. Con las dos doncellas a mi lado, caminé hacia la habitación de invitados y comencé a escuchar voces de varias personas a medida que me acercaba. Antes de entrar, eché un pequeño vistazo al interior.

            Pude ver a Blanche sentada en una silla. Al verla sentada inmóvil con sus pequeñas manos colocadas con cuidado en su regazo, se parecía a una pequeña muñeca de porcelana. Incluso desde esta distancia, ella parecía la más linda. Desde su diminuta nariz hasta su boca y orejas, e incluso sus mejillas rosadas. Si le tocara las mejillas, se veían lo suficientemente suaves como para rebotar con una pequeña sacudida.

            La habitación estaba llena de varias cajas grandes y algunos maniquíes. Múltiples tipos diferentes de vestidos colgaron en cada uno de ellos. Dado que las estaciones cambiaban de invierno a primavera, los vestidos eran cálidos y coloridos. Sin embargo, todos fueron dimensionados para adultos.

            ― Srta. Jeremie, ¿qué piensa acerca de este vestido? ― un hombre que llevaba un traje bastante afilado surgió de la habitación. Parecía ser una especie de diseñador. La señora llamada Jeremie estaba mirando cuidadosamente la selección de vestidos. Escuché que la señorita Jeremie era la niñera de Blanche y su maestra. Ella había estado sirviendo a Blanche desde que la princesa era joven. Y si recuerdo bien ... ella era la prima del Duke Stork. Con el respaldo de su familia, ella no era alguien con quien jugar. Aparte de eso ... realmente no sabía mucho sobre ella. Eso fue todo.

            Para empezar, Abigail nunca habló realmente con la mujer. La primera y la última vez que se conocieron fue cuando Abigail entró por primera vez en el palacio. La señorita Jeremie estaba tratando de hablar con Abigail sobre la educación y la personalidad de Blanche. Pero Abigail cortó a la mujer y dijo: [Es demasiado molesto, así que te dejo a la princesa. Y en el futuro no vengas a mí por los asuntos de la princesa.]

            Suspiro.

             Abigail ¿Por qué fuiste e hiciste eso? Debería darle a la señorita Jeremie un regalo como una disculpa en algún momento también. Mientras estaba allí lamentándome, la señorita Jeremie pasó por un vestido tras otro, sus ojos vagando sobre ellos como un halcón. 

            ― ¿Tienes otros vestidos aparte de estos? ― 

            Ella estaba mirando un vestido marrón rojizo. Se veía discreto y elegante, pero no me llamó la atención. De hecho, ninguno de esos vestidos se veía muy bonito. La ropa infantil es un mundo alejado de los adultos. Pero la ropa en este tiempo no se ajusta a nadie más que a los adultos. Probablemente estaban planeando simplemente adaptarlo a la talla de Blanche. No hay manera de que ropa como esa sea cómoda para una niña ...

            Mi deseo de diseñar ropa para Blanche aumentó aún más. Quería correr y detenerlos, pero necesitaba paciencia, paciencia. En su lugar, decidí usar esto como una oportunidad para ver qué tipo de ropa le gustaba a Blanche, para poder hacer una para ella más tarde. Mientras tanto, el diseñador sacó un vestido diferente de una caja.

            ― ¿Qué piensas de este, entonces? ― era un vestido azul claro con cintas blancas por todas partes. ¿A Blanche le gustaría ese estilo? Me volví para ver su reacción. ¡Ah, sus ojos brillaban como estrellas!

            La niña le dio al vestido múltiples miradas extasiadas. Sus pies se balanceaban en la silla con anticipación. Oh, oh, oh, sus piernas ni siquiera pueden llegar al suelo porque son tan pequeñas ... Eso es tan adorable ... Gracias a Dios que encontró un vestido que le gusta.

            Mientras estaba ocupada mirando a Blanche, la señorita Jeremie respondió: 
―  Muéstrame algo más ― 

            ― Estos también son muy populares hoy en día ― el diseñador sacó un vestido diferente.

            En el momento en que lo vi, me puse una mano sobre la boca por el shock. Eso era ... un vestido demasiado "moderno" para la humanidad.

۩۞۩

Traducción del coreano: Haruparty (http://lasolistia.com/haruparty/)

Traducción al español: LiiArz 


Anterior • Siguiente

Lista de capítulos 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO