Solo soy una madrastra, ¡pero mi hija es muy linda! [9]


05 Jun


Capítulo 9

       Las muñecas eran lindas, pero la completa falta de decoración en el paquete me recordó una vez más que el regalo era de Sabelian. 

         …¿Un regalo? De ese tipo? ... No es una bomba, ¿verdad? 

         Palme a  las muñecas cuidadosamente.Antes de llegar a la conclusión de que en realidad eran solo muñecas noté que había una muñeca que se parecía a mí incluso tenía ojos morados como los míos. 

         ¿Qué pasa con el detalle? ¿Él también ordenó eso? De ninguna manera. Pero pensar que un tipo como él enviaría un regalo así... ¿Quizás no sea ... tan malo como pensé?

         Mi mirada se dirigió a la caja cercana donde finalmente noté una tarjeta dentro. 

         Una carta de Sabelian? Hoho, supongo que en realidad se arrepienten de sus acciones. Bien ~ lo perdonaré esta vez. 

         Abrí la tarjeta con entusiasmo.

         [Si hay una repetición del incidente de ayer, recortaré su presupuesto asignado con posterioridad. Por favor, absténgase de tomar tales acciones en el futuro.]

         —……—

         Tiré la tarjeta de distancia. 

        ¡Gaaah, Sabelian! ¡Retiro todo lo que dije sobre ti! ¡Todo! 

         Qué chico tan molesto. Bueno, no es como si alguna vez volviera a involucrarme con él, así que mejor no insistir en eso. ¡Prefiero pasar este tiempo saliendo con Blanche!

۩۞۩

       En el nombre de la madre

       El agudo sonido de pasos que golpean el suelo se expandía por todo el pasillo, cada paso del tacón sonaba con un vaso roto al chocar contra el suelo de mármol. 

       Abigail parecía estar corriendo a la sala de reuniones.Los guardias le abrieron las puertas mientras se acercaba. En el interior, un hombre esperaba. Parecía ser bastante rico basado en su ropa, pero no desprendía un aire de nobleza.

       — Gracias por concederme un momento de su tiempo, Su Majestad — el hombre besó la mano de Abigail a la ligera, con temblores de nerviosismo. 

Rezumando un aura helada que avergonzaba a los reptiles, Abigail habló con el ceño fruncido en su rostro: 

       — Vine porque escuché que tenías los bienes —

       — Sí, por supuesto — un sirviente entró con una pequeña caja en sus manos. Cuando se abrió la caja, los ojos de Abigail brillaron con una luz peligrosa. 

       — No hay problemas con su calidad, ¿supongo? —

       — Por supuesto. Ni siquiera la princesa Blanche podría resistir algo como esto — sacó un objeto de la caja, un recipiente de vidrio del tamaño de una manzana. 

       Contenidos dentro , se encontraban extraños objetos marrones puntiagudos, como pedazos secos de tierra. Se veían siniestros, no diferentes de la expresión actual de Abigail. Cuando su mirada se mantuvo enfocada en ellos, sonrió, sus labios se torcieron para formar una sonrisa maliciosa. 

       — Bueno. Con esto, incluso la princesa Blanche ...—

       — Kukuku —

       El sonido de la risa baja sonó en toda la habitación, un sonido bastante espeluznante, a decir verdad. El oscuro cielo nublado afuera solo servía para aumentar la atmósfera siniestra. 

       — Esto no es algo fácil de importar. Me sorprende que hayas podido obtenerlo —

       — Me las arreglé para conseguir algunas botellas durante mis viajes —

       Cuando Abigail destapó el recipiente, una fragancia dulce flotó a través de la abertura hasta su nariz. El olor provino nada menos que de las galletas de azúcar violeta de la tierra natal de Abigail, Cronenberg. Era algo raro que ni siquiera se exportaba fuera de sus fronteras. El olor solo era suficiente para hacer que la boca de Abigail se hiciera agua, pero por pura voluntad inhumana, logró apartar la cabeza. 

       — Serás recompensado en gran medida por esto —

       — He traído otros artículos conmigo, ¿te importaría echar un vistazo? — cuando Abigail asintió levemente, varios sirvientes comenzaron a llevar una gran cantidad de cajas a la habitación. Estaban llenos de accesorios y juguetes que parecían destinados para niños.

       Al mirar las cajas que llenaban la habitación, a Abigail se le recordó a cierto comerciante de un tiempo atrás. En aquel entonces, había varios comerciantes que venían a visitar a Abigail después de que ella entrara al palacio. Después de todo, ella era una cliente que todos los comerciantes soñaban con tener. No solo le gustaban los accesorios y la ropa, sino que también tenía un gran interés por los artículos mágicos y los artículos exóticos, comprando cualquier cosa que llamara su atención.

       Los comerciantes entraron, cada uno tratando de llamar su atención, e incluso ese día , hubo varios comerciantes en su sala de reuniones. Uno en particular, un hombre de pelo blanco, apareció ante Abigail. El hombre era alguien que Abigail tenía en gran estima porque le había traído muchas baratijas exóticas en el pasado.

       — Su Majestad, por favor, mire este collar de perlas aquí. Ni siquiera la reina sirena podría conseguir algo tan precioso. Puede ser tuyo por solo una pequeña suma de 20,000 Deronas.—

       El hombre sostenía un collar extremadamente ostentoso y brillante en su mano, que tenía una enorme perla en el centro. A ambos lados había perlas más pequeñas, todas dispuestas a lo largo de la línea del collar. Las perlas individuales desprendieron una sensación casi hipnótica y encantadora. El del medio, especialmente, era algo que ni siquiera Abigail había visto antes.

       El comerciante sonrió por dentro, pensando que esto era lo único que garantizaba captar la atención de Abigail. Esperaba que ella le exigiera que trajera el collar para verlo más de cerca, pero contrariamente a sus expectativas, ella simplemente miró el collar con poco interés desde donde estaba sentada. 

       — ¿Tienes algo mas? —

       — ¿Qué? Oh por supuesto. Por supuesto que sí. ¿Qué tal la cerámica del lejano Oriente? —

       El hombre sacó apresuradamente un pedazo de cerámica de su bolsa. Era una pieza de porcelana blanca con dibujos azules estampados a lo largo.

       — Dicen que esta pieza de cerámica es algo que atesoran incluso los nobles del este. Trabajé muy duro para…—

       — ¿Algo más? — la fría respuesta de Abigail hizo que el comerciante se detuviera. ¿Se dio cuenta la mujer de que la cerámica era falsa ...? La alfarería no era algo reservado para la nobleza en el este, sino que se consideraba un objeto común allí.

       Pero Abigail era una mujer sin gusto. El hombre había vendido más que unas pocas falsificaciones a la mujer, pero nunca lo habían descubierto. Afortunadamente, Abigail parecía más aburrida que enojada. No parecía que su estrategia hubiera sido descubierta ... Pero incluso entonces ... Si la reina no tenía ningún interés en el collar ni en la cerámica, ¿qué debería vender?

       En ese momento, un pensamiento chispeó en la cabeza del hombre. Conociendo a Abigail, ella probablemente incluso compraría ' eso '. El hombre sonrió, y se llevó la cerámica. Luego se inclinó hacia Abigail de una manera muy respetuosa.

       — Como pensé, meros bienes como este no serán suficientes para alguien como usted. En ese caso, te mostraré algo que logré obtener del propio reino de las hadas —

       El hombre le dio una mirada a un sirviente detrás de él. 

       — Tráeme esa cosa — el sirviente pareció un poco sorprendido cuando escuchó al hombre decir esto. Pero inmediatamente después, una sonrisa flotó en su rostro, y pronto regresó con una gran caja en sus brazos. El comerciante abrió la caja, y lentamente sacó su contenido.

       Las criadas parecían confundidas por sus acciones. El hombre claramente sostenía algo, pero no podían ver nada. Por su gesto, parecía como si estuviera sosteniendo un pedazo de tela. Mirando, la mirada aburrida de Abigail se convirtió en un pequeño ceño fruncido.

       — ¿No es hermoso, Su Majestad? Es un vestido tejido a la luz del alba, telarañas plateadas y rocío de la mañana.— el comerciante habló en un tono relajado. Por supuesto, todo lo que salía de su boca era una mentira descarada. Continuó tranquilamente su discurso frente a la reina. 

       — Este vestido tiene maná dentro de él. Se dice que los idiotas y los villanos no podrán verlo —

       Notó el estremecimiento casi imperceptible de la reina. 

       Claro, no hay forma de que puedas decir algo dado tu orgullo. 

       — Es ligero, casi como si no estuvieras usando nada. Incluso mantiene al usuario fresco durante el verano y cálido durante el invierno .. Más que nada, es muy exquisito —

       El mercader se volvió hacia su criado. 

       — ¿No es esto bastante hermoso? —

       — Sí, realmente lo es —

       Esta vez, el comerciante se dirigió a las criadas. 

       — ¿Qué piensas? ¿No crees que esto se vería bien en Su Majestad? —

        —¿Qué? Ah, sí ... ¡Creo que se vería maravilloso! —

       — ¡Se ve muy refinado! — las criadas también cantaron alabanzas a pesar de su confusión. No podían ver el vestido, pero no querían parecer estúpidos o malvados.

       — ¿Qué le parece, majestad? ¡Si usas este vestido, tu belleza seguramente brillará en todo el reino! Ya que te sentará muy bien, estoy dispuesto a separarme de este vestido solo por 300,000 Deronas — ya planeaba comenzar de nuevo en un país diferente después de esto, así que ¿por qué no una última gran estafa para un envío?

       Abigail pareció encogerse un poco antes de recuperar la compostura. Luego abrió la boca para hablar. 

       — Eso es un vestido? —

       — Sí Sí. ¿No puedes verlo, por casualidad? — el comerciante incitó a la reina sin vergüenza. No era como si la mujer pudiera decir no a su pregunta.

       — Por supuesto que puedo verlo. Es muy hermoso por cierto — el comerciante se trago una sonrisa. Abigail continuó hablando en un tono muy conversacional.

       — Pero verás, en lugar de un vestido, se parece más a prenda de un hombre —

       — … ¿Qué? —

       ¿Qué acaba de decir? 

       La inesperada respuesta tuvo al hombre luchando por su compostura.

       — Creo que esto se vería mucho mejor en ti. Te sugiero que lo pruebes primero. Se lo enviaré a Su Majestad si se ve bien — los ojos de Abigail brillaron con malicia. Fue entonces cuando el comerciante tuvo su primer indicio de que había cometido un terrible error.

       — N-no es necesario. Parece que traje la ropa equivocada por error. Permíteme moverme y ..—

       — ¿No escuchaste lo que dije?.. La voz de Abigail comenzaba a llenarse de impaciencia. Sus ojos ardientes estaban fijos directamente en el comerciante.

       — Te dije que te-pusieras-es-ahora...— su voz le recordó a una bestia muy peligrosa. Las sirvientas, también, parecían haber notado algo en este punto. 

       — Llévate a este hombre a una habitación vacía. Tráemelo una vez que haya terminado de cambiar —

       — ¡Y, Majestad ...! —  el comerciante intentó decir algo, pero los sirvientes eran más rápidos. Rápidamente arrastraron al comerciante al pasillo. La puerta se cerró de golpe, seguida de un silencio a su paso, agravada por el aura amenazadora que Abigail seguía exudando.

       Unos momentos después, el comerciante regresó. Llevaba la ropa invisible de antes ... Es decir, estaba desnudo. Se puso de pie, temblando frente a la reina, con solo una pequeña prenda para preservar su modestia.

       — La ropa te queda muy bien. Conozco un lugar donde realmente brillara — Abigail continuó hablando con una sonrisa — Llevenlo a las mazmorras.

       — ¡Su Majestad! Por favor, dame otra oportunidad ...! ¡Aaargh! — el mercader fue arrastrado por los guardias. La puerta se cerró con un golpe detrás de ellos una vez más.

       La habitación entera parecía haberse congelado. La reina fulminó con la mirada al resto de los mercaderes con una mirada imponente que prometía retribución. 

       — ¿Algo más que ustedes me quieran mostrar? ¿No me digan que todos entraron al castillo con productos tan aburridos como estos? Muéstrenme lo que tienen —

       — Entendido — los mercaderes sacaron apresuradamente todo lo que tenían para colocarlo frente a Abigail. Había innumerables vestidos, joyas y productos importados. Todas las cosas que Abigail se suponía que le gustarían.

       Pero la reina fruncía el ceño más que nunca. 

       — ¿Es esto todo lo que tienes? Nada lindo o poco convencional? Algo que una niña quisiera? —

       Todos los mercaderes se congelaron simultáneamente ante las palabras de Abigail. 

       ¿Algo que le guste a una niña ?

        La Abigail que conocieron nunca hicieron tal pedido en el pasado.

۩۞۩

Traducción del coreano: Haruparty 

Traducción al español: LiiArz 


Anterior Siguiente

Lista de capítulos


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO