Solo soy una madrastra, ¡pero mi hija es muy linda! [7]


05 Jun


Capítulo 7

        No quería llorar frente a Blanche, así que me sequé las lágrimas a escondidas. 

          — ¿Has estado bien, Blanche? —

          — Sí, Lady Abigail. Pero um, ¿eso es ...? — Blanche estaba mirando lo que quedaba de la muñeca en mis manos. A primera vista, apenas se podía decir que, en un momento, había sido un conejo. Ahora era una mera sombra de su antigua gloria.

          — Esto es ...— ¿

          ¿Qué debería decir? 

          Dudé por un momento antes de intentar contestar tan casualmente como pude. 

          — Quería darte una pequeña muñeca, pero la arruiné un poco y el algodón parece haber ido a todas partes —

          Era una mentira obvia. La muñeca había sido claramente destruida por algún tipo de objeto afilado. No solo eso, Sabelian estaba justo detrás de mí, con espada en mano. Habría sido lo más fácil del mundo decir: "¡Tu padre de quien es un hijo de puta fue el que destruyó tu presente!"

          Pero contuve las palabras. No importaba cómo me sentía, no quería que viera a sus padres peleando, incluso si ella sabía que no había amor entre ellos ...

          La mirada de Blanche se desvió hacia Sabelian por un segundo antes de centrarse en mis manos. Luego envolvió sus pequeñas manos alrededor de las mías. 

           — Tengo una criada que es muy buena cosiendo. Lo volverá a armar enseguida —ella sonrió, intentando consolarme antes de quitarme los restos de las manos con cuidado. Sus pequeñas manos solo podían sostener tantas, así que puse el resto en la caja a mi lado.

           — Gracias, lady Abigail. Lo atesoraré —

          Ah, tengo ganas de volver a llorar. 

          Tuve que mirar hacia el techo para evitar que se filtraran mis lágrimas. 

          ¿Cómo se nació un ángel así de una basura humana como él? 

          La esposa anterior de este hombre debe haber sido la encarnación del propio Buda.

          A pesar de querer pasar un poco más de tiempo con Blanche, era más imperativo alejarse de Sabelian en este momento. De pie, bajé la cabeza en una aproximación de un asentimiento en direcció de los dos (Blanche y Sabelin) y rápidamente me escapé. Casi corrí por el pasillo.

          En el momento en que puse mi pie en la escalera, las lágrimas que había estado conteniendo simplemente se desbordaron.

          Maldita sea, no había planeado llorar. Pero ... Blanche aceptó mi regalo hoy, ¿verdad? Ella también tomó mi mano. Ella también me dio las gracias. Y y….

          Ciertamente, muchas cosas maravillosas habían sucedido hoy, pero a pesar de saber eso, mis lágrimas no dejaban de fluir. Solo pude esconderme detrás de un pilar cercano y me tapé la cara con las manos.

۩۞۩

          Miró el trozo de tela rosa del vestido de la muñeca que tenía en la mano y luego lo dejó sobre la mesa. Era solo un trozo de tela no más grande que una uña, pero Sabelian no podía apartar los ojos de ella por alguna razón.

          —¿Hay algo que le preocupe, Majestad? — miró al dueño de la voz. No era otro que su ayudante, Millard. El hombre aparentemente había aparecido de la nada, a su lado, antes de que se diera cuenta.

          — No es nada — una mirada extraña cruzó la cara de Millard cuando Sabelian dijo eso. Si realmente no pasaba nada, por qué otra razón el rey había estado haciendo una mueca parecida a la de un filósofo en lo profundo de sus pensamientos, con un trozo de tela en la mano.

          Con una expresión tan remota como siempre, Sabelian de repente habló ... 

          — ¿Cómo está la reina Abigail hoy en día? ¿Qué tipo de rumores hay sobre ella? —

          Millard se sorprendió inesperadamente con esto.

          Sabelian, mostrando interés en esa Abigail? 

          Él respondió en voz baja: — Según mis fuentes, ella parece haber dejado de acosar a todas las criadas. También parece estar visitando a la princesa Blanche con bastante frecuencia —

          — ¿Por qué razón? —

          — No parecía ser nada muy especial. He oído que es para dar regalos a la princesa —

          Regalos. Sabelian pensó en la muñeca que había destrozado hoy. Por todos los verdadades, debería haber una aguja oculta dentro de al menos. Sin embargo, a diferencia de sus expectativas, realmente no había nada dentro. 

          ... ¿Entonces realmente fue solo un regalo? No, no había manera .

          Sin embargo, ahora que lo pienso, el vestido que llevaba la muñeca era exactamente igual al que llevaba Blanche. Sabelian jugueteaba con el pedazo en su mano. No se arrepintió de su decisión ya que consideró que sus acciones eran necesarias dadas las circunstancias. Al mismo tiempo, sin embargo, ver a Abigail llorar fue algo desconcertante.

          En el año transcurrido desde su matrimonio, habían ocurrido muchas cosas entre los dos. Había presenciado la ira de Abigail frente a él como una loca; La había visto rogar delante de él como un mendigo. Pero nunca había visto llorar a la mujer. Él nunca la había visto tan dolida antes ...

          — He escuchado rumores similares. Me han dicho que parece una persona diferente — Sabelian se volvió para mirar a Millard, con el rostro aún desprovisto de emoción. 

          — Ella parece haber pasado de página. ¿Qué piensas?—

          — Creo que todo es un acto, basado en la personalidad de la reina — la respuesta de Millard contenía una nota inequívoca de hostilidad. 

          — Ella está tratando de hacerte bajar la guardia. Esa debe ser la razón por la que también se está acercando a la princesa Blanche —

          Si bien Sabelian había sido inicialmente de una opinión similar, ya no estaba tan seguro. La mirada en la cara de Abigail cuando ella lo había bordeado en el pasillo todavía estaba muy fresca en su memoria. 

          Esa expresión de ella ... ¿fue realmente solo un acto?

          Sabelian cayó en el pensamiento profundo. En ese momento, un criado entró en la habitación. — Su Majestad, hay dos personas que solicitan una audiencia con usted —.

          Sabelian inclinó su cabeza en afirmación. Poco después, dos hombres de mediana edad entraron en la habitación. Uno de ellos era Duke Stork, que estaba sonriendo alegremente a Sabelian. 

          — ¿Has estado bien, majestad? Espero no imponer demasiado en su trabajo —

          —¿Qué quieres?— era una voz extremadamente fría, que nadie esperaba escuchar de un hombre hablando con su suegro. 

          Sin embargo, Duke Stork no parecía desconcertado en absoluto. El hombre simplemente mantuvo su rostro sonriente mientras respondía: — Me disculpo profundamente por molestarlo. Simplemente estoy ansioso por escuchar la respuesta de Su Majestad a mi pregunta sobre su nuevo matrimonio —

          La cara de Sabelian se volvió aún más fría al oír esto. Duke Stork continuó hablando, sin haber notado el cambio en la expresión de Sabelian. 

          — Su Majestad aún tiene que producir otro hijo y a pesar de haber estado casado con la Reina Abigail por más de un año no lo ha tenido. ¿Por qué no consideras conseguir una segunda esposa por el bien del futuro?—

          — Como te he informado en el pasado, no tengo ningún interés en volver a casarme —

          — Mi otra hija, Karen, es una niña muy hermosa y excepcional. Creo que Su Majestad definitivamente ...—

          — Suficiente — Sabelian cortó al hombre despiadadamente. Su rostro era aún más escalofriante de lo habitual, lo que decía algo. 

          — No habrá una segunda advertencia — sus palabras cayeron como la hoja de una guillotina.

          Stork sintió que se le enfriaba el cuello al pensar que sabía muy bien que el rey no era el único en hacer amenazas vacías. El hombre no lo perdonaría solo porque era su suegro. No hubo ningún beneficio en molestar al hombre más allá. Duke Stork cerró la boca y forzó una sonrisa. 

          — Mis más profundas disculpas por mis palabras presuntuosas. Hablé simplemente por mi preocupación por Su Majestad. Me despediré, entonces — 

          Duke Stork salió de la habitación con una cara amarga. El otro hombre que permanecía en la habitación se quedó allí en silencio, sin decir una palabra. Con una ventaja en su voz, Sabelian se dirigió a él: 

          — ¿Tienes algo que decir también? —

          — Su Majestad, Duke Stork tiene un punto. Si no es Karen, ¿no consideraría al menos otros hogares? Debes defender tus deberes como rey — la expresión de Sabelian seguía siendo pedregosa. Pero el hombre no se echó atrás. 

          — Si no consigues un príncipe tarde o temprano, el hijo de Sir Raven podría terminar convirtiéndose en el próximo rey —

          Raven era el hijo ilegítimo del rey anterior. Debido a esto, aunque su reclamo al trono era débil, todavía no podía ser ignorado. El género importaba cuando se trataba de la sucesión. Si Raven lograba producir un hijo, y Sabelian no, el castillo se dividiría en dos partes entre el hijo de Raven y la hija de Sabelian.

          — Te sugiero que te cases con una buena mujer del reino o con la realeza de otro país —

          — ¿Estás sugiriendo que no sé esto ya? — el hombre cerró la boca. Duke Stork pudo haberse ido, pero el rey aún era muy sensible a este tema. 

          — Abigail es suficiente para mí como es. No tengo intención de aceptar a otra mujer en este momento — Sabelian dirigió su atención a su trabajo después de esa declaración, indicando que la conversación había terminado en lo que a él concernía. El hombre se inclinó en respuesta.

          —……Entiendo. Me disculpo por molestarla, majestad —

          — Retírate. Millard, te agradecería que te fueras tú también.(TN: Creo que quedaba un guardia en la habitación) Los dos se fueron en silencio. Después de que la habitación se vació, Sabelian se llevó una mano a la frente, molesto. Cuando hizo esto, se dio cuenta de que el pedazo rosado de antes todavía estaba en su mano. 

          Verlo le recordó a Sabelian algo que Abigail dijo una vez de pasada. 

          No tiene que preocuparse, no se trata de cumplir con sus deberes como esposo. Más bien, me gustaría que cumplieras tus deberes como padre, al menos. 

          Deber. Deber ... La misma palabra que sus súbditos le lanzaron descuidadamente antes; La insípida roca para cumplir sus deberes como rey. Esos deberes, y los deberes de un esposo que Abigail mencionó eran uno y el mismo.

          Eran simplemente demandas para que él hiciera más hijos. “Cumple tus deberes como rey”. Había escuchado este refrán innumerables veces durante toda su vida. Nunca una vez alguien le dijo que estaba bien ignorar sus deberes.

          Actuando como un padre. Nunca se había considerado carente de ese departamento, pero después de lo que sucedió hoy, ya no estaba tan seguro. Podía recordar la cara de Blanche cuando ella miraba a la muñeca destruida, una muñeca que no valía más que una moneda de cobre. A ella no le habría importado que una cosa así se destruyera antes, así que, ¿qué era tan diferente esta vez?

          A Sabelian le dolía la cabeza. No queriendo reflexionar más sobre el tema, recogió sus papeles. Enterrarse en el trabajo seguramente hará que este extraño sentimiento desaparezca. Saltándose las comidas, trabajó sin descanso hasta que se puso el sol y cayó la noche. Masajeo los costados en su cuello mientras salía de su oficina, era mucho el dolor en su cuerpo por haberse sentado durante tanto tiempo.

          Era realmente agradable que ahora ocuparan habitaciones separadas. No sabría qué decir si se encontrara con Abigail ahora. Cuando entró en sus aposentos, los sirvientes lo ayudaron a cambiar. Por alguna razón, todos llevaban expresiones más bien rígidas. 

          — Nos despediremos ahora, Su Majestad. Por favor, descanse bien —

          Un poco perplejo por su comportamiento, Sabelian entró en su dormitorio. Al hacerlo, sintió que todo su cuerpo se congelaba en su lugar. Parecía que los extraños acontecimientos de hoy estaban lejos de terminar.

          — Bienvenido, su majestad —

          El aroma de las rosas impregnaba el aire mientras una tenue luz de velas iluminaba su dormitorio.

          Tomando el centro del escenario en medio de esta penumbra con aroma a rosas, no era otra que Abigail. Vestida con un camisón casi transparente, la mujer se recostó seductora en su cama.

          Sus labios se curvaron en una sonrisa furtiva, como si acabara de esperar a que apareciera.

۩۞۩

Traducción del coreano: Haruparty 

Traducción al español: LiiArz 

Comentario:





Anterior • Siguiente

Lista de capítulos 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO