Solo soy una madrastra, ¡pero mi hija es muy linda! [2]


05 Jun


Capítulo 2

                        Ugh ... quería mejorar mi relación con Blanche ... Pero para lograr eso, necesitaba comenzar por expiar todos los pecados pasados de Abigail. Casi como prueba de ello, Blanche no aceptó mis disculpas. Ella seguía mirándome periódicamente con una mirada muy confundida en su rostro.

             No es como si no entendiera. Y no es como si pensara que ella simplemente aceptaría mis disculpas desde el principio. Sin embargo, por lo menos ya  me disculpe. Pero como dicen por ahí, una acción vale más que mil palabras, es hora de centrarse en esto de ahora en adelante. La acción correcta ahora probablemente sería excusarla. Ella debe sentirse demasiado nerviosa como para quedarse aquí por más tiempo. 

            — Debo haberte sorprendido. Lo siento, Blanche. Puedes ir a retirarte ahora —

             —¿Oh? Ah, sí, por supuesto ... — ella se encontraba con la mirada perdida en sus pensamientos, Blanche finalmente obtuvo la compostura suficiente para ponerse de pie. Pero justo cuando se despedía de ella y salía de la habitación. 

             —¡Kyah!— Blanche se topó con alguien que entraba en la habitación y, como resultado, terminó cayendo al suelo.

             —B-Blanche!—

              Me encontré gritando su nombre con sorpresa. Quería ayudarla a levantarse, pero tuve que detenerme cuando vi al hombre con el que había chocado. Tenía el pelo negro al igual que Blanche, y parecía estar en su veintena. La primera vez que lo vi, me acordé de una imagen única de una exhibición a la que asistí en un momento de mi vida; un leopardo negro. Recuerdo que estaba completamente obsesionado con él, desde su pelaje que parecía aterciopelado y regio, hasta el aura de poder y orgullo que emanaba de una simple imagen. No pude apartar la vista de sus ojos a pesar de mi miedo, y terminé mirándolo durante bastante tiempo; Estaba completamente encantada por la bestia.

             El hombre frente a mí se parecía mucho a ese leopardo; Hermoso, encantador y regio por naturaleza. Incluso la pequeña marca de belleza junto a su ojo derecho sirvió para que se viera aún más encantador de lo que ya era. Cualquier otra mujer se ruborizaría cuando se enfrentara a un hombre como este, pero casi lancé varios insultos al verlo antes de que me contuviera. Este hombre es el rey, el padre de Blanche, y también mi marido. Sabelian Friedkin. Un hombre que es mi enemigo jurado.

             Todas las criadas y los criados se inclinaron en su presencia. Yo también necesitaba saludarlo correctamente, pero había algo más importante de lo que tenía que ocuparme primero. 

             —¿Estás herida en algún lugar, Blanche?— 

             Rápidamente ayudé a Blanche a levantarse mientras escuchaba la voz de Sabelian detrás de mí.

             — Ella no se da cuenta de lo que la rodea —

             Antes de que pudiera decir una palabra, su voz helada me interrumpió. Sabelian veía a su hija como una extraña. Su mirada era ... indiferente, desprovista de compasión o preocupación. No entendía cómo un padre podía ver a su propia hija de esa manera. Especialmente una niña tan hermosa como Blanche.

             Pero Blanche ni siquiera lloró. Ella corrigió tranquilamente su postura antes de saludar adecuadamente al rey. 

             — Mis disculpas, padre. Lamento que haya tenido que dar testimonio de esto, Lady Abigail —

             Espera, ¿por qué te disculpas? Todo lo que hiciste fue tropezar ... Y ahí fue cuando noté que algo estaba mal.

             — Blanche, ¿estás bien? —

             Sostuve cuidadosamente su brazo derecho en mi mano, lo que causó que la niña se estremeciera de dolor. Ah, es como temía ... No es de extrañar que estuviera ocultando su lado derecho, debió haberse lastimado antes cuando se cayó. 

             — Te has lastimado la muñeca ...—

             — Ah, uh. Estoy bien. De verdad, estoy bien ... —

             Blanche rápidamente me ocultó su mano derecha, actuando como si la hubieran atrapado haciendo algo mal. Su mirada inmediatamente se dirigió a Sabelian con miedo. Ver a Blanche tan atormentada me hiere por dentro. Ella ni siquiera lloró después de caer ...

             Sabelian abrió la boca, manteniendo todo el tiempo su voz fría. 

             — Mandaré a llamar un médico para usted. Puedes despedirte, Blanche. Tengo algo que discutir con Abigail —

             —... Sí, padre —

              Después de darle a Sabelian una última reverencia, Blanche huyó rápidamente, tal como un pequeño conejo.

             Fulminé con la mirada a Sabelian. 

             —¿Eso no fue un poco demasiado cruel?—

             —¿En qué sentido?—

             — Tu hija está herida ... ¿Ni siquiera pudiste ahorrarte una palabra de consuelo?—

             Sabelian inclinó lentamente su cabeza en burlona confusión, su mirada casi me perforaba.

              — Qué gracioso. ¿Desde cuándo te preocupas tanto por Blanche?—

             —…...—

             No pude refutar sus palabras. Después de todo, hasta hace poco, la que acosaba a Blanche no era nadie más que yo. El que yo protegiera a la chica se convertía en un extraño giro de los acontecimientos. 

             — He tenido un cambio de corazón después de mi roce con la muerte —

             — ¿Es así?—

             Su expresión indicaba que no me creía en lo absoluto. Vamos, tiene sentido que alguien cambie al menos un poco después de una experiencia cercana a la muerte, ¿verdad?

             Sabelian se dirigió lentamente hacia la mesa y tomó el asiento desocupado de Blache. Las criadas se escabulleron con una nueva taza de té. Hizo un gesto con un movimiento de cabeza para que me sentara de nuevo. ¡No me trates como a una mascota, maldita sea! No es así como le pides amablemente a alguien que haga algo.

             Apreté los dientes cuando me senté. Mirándolo desde el frente de esta manera ... Él es un pedazo de basura, pero malditamente bonita. (TN: El término femenino por que basura se usa como tal)

             — ¿También te lastimaste? No te ves bien —

             — El té está un poco caliente — 

             Usando mi miserable excusa, aparté mi mirada. Ah, odio esto tanto. Y pensar que tomar té con un hombre guapo como este sería tan desagradable ... La realidad realmente es más extraña que la ficción.

             En muchos sentidos, Sabelian era perfecto. Era un rey guapo, alabado tanto por su sabiduría como por su destreza marcial. Un gran trato*, sin embargo. Su corazón estaba tan vacío como el desierto, y la sangre que corría por sus venas era tan fría como el hielo.

             Lo primero que vi cuando me desperté en mi ataúd fue la cara de Sabelian justo cuando me estaba dando sus últimas despedidas. 

             — Nunca tengamos la desgracia de volver a encontrarnos en la próxima vida, Abigail —

             En el momento en que escuché esas palabras, varios recuerdos me inundaron, lo que hizo que saliera del ataúd.

             Normalmente, un esposo y una esposa se besan para sellar sus votos de lealtad eterna cuando se casen. Pero Abigail y Sabelian no se besaron. Peor aún, ni siquiera compartieron un primer baile en la recepción de la boda. Sabelian se fue después de poner alguna excusa sobre estar cansado. Y en su primera noche, Sabelian ni siquiera puso un dedo sobre Abigail. Él simplemente dijo: "Abigail, ten esto en cuenta esto, nunca te voy a poner una mano encima".

             Sin dar una razón, él simplemente se dio la vuelta y se fue a dormir, dejando a Abigail sin poder ni siquiera hacer un guiño. Ni siquiera se tomaron de las manos. Gracias a todo esto, el orgullo de Abigail fue absolutamente destrozado. Devastada por esto, ella al principio respondió con el mismo trato frío. Pero a medida que pasaba el tiempo, esto sólo servía para aumentar su deseo de atención. Finalmente llegó a un punto en el que ella le suplicó tanto que ansiaba su amor. 

             — Su Majestad, ¿por qué siempre me mantiene a distancia? ¿Qué debo hacer para ganarme tu amor? —

             — No te me acerques. Aún mejor, finge que no existo. No, si realmente deseas complacerme, actúa como si estuviera muerto. Sólo entonces habrás perfeccionado tu papel —

             Sus pensamientos dieron vueltas en círculos preguntándose por qué Sabelian la rechazó hasta este punto. Llegó a una sola conclusión después de toda esa contemplación: no era lo suficientemente hermosa para él. Para empezar, su personalidad era mala, pero llegar a ese veredicto casi la llevó a la locura. A partir de entonces, cualquier persona remotamente bonita en el palacio sería expulsada. Incluso el sufrimiento de Blanche se originó a partir de este momento.

             No se puede negar que Abigail era una persona horrible. No podría, y no lo haría, no defendería sus acciones. Pero al menos podía entender sus sentimientos como compañera. 

             Un matrimonio político entre dos países, arreglado por sus beneficios, no por amor. Incluso entre los matrimonios arreglados, la relación suya era especialmente mala.

             Sabelian, ese bastardo. ¿Cómo podría él tratar a las chicas así? ¿Por qué incluso casarse en primer lugar? Sólo de pensarlo me dio tensión. Tomé un trago de agua fría para refrescarme. No fue necesario decirlo, pero no estaba muy contenta con el hecho de que Sabelin me haya visitado hoy. ¿Y por qué razón pudo haber venido? Ciertamente nada bueno. 

             — Su Majestad, ¿puedo preguntar sobre el propósito de esta visita? —

— Deseaba hablar contigo sobre tu muerte —

Muerte. Me estremecí un poco al escuchar esa palabra. Puse mi taza de té y lo miré. 

— ¿Mi muerte? —

— Sí. Tuviste la suerte de sobrevivir, pero ciertamente estabas muerta en ese momento. Así que busqué la causa —

             Mis orejas se alzaron ante esto. El final de este cuento de hadas me preocupó, pero también lo hizo la muerte de Abigail. Escuché a la muerte de Abigail como si estuviera simplemente dormida. Tenía solo 23 años, no una edad en la que uno esperaría que alguien falleciera repentinamente. Ella tampoco estaba enferma. Eso dejó la conclusión más probable: un homicidio.

             Ugh, tengo escalofríos solo de pensarlo. Puede que ya haya muerto una vez, pero morir por exceso de trabajo es completamente diferente de ser asesinado directamente ...

             Sabelian continuó con su monólogo monótono, como si estuviera leyendo un pasaje de un libro. 

             — El veneno parece más probable. Si hubiéramos tenido la oportunidad de diseccionarte, lo habríamos sabido con seguridad, sin embargo ...—

             Oye, ¿podrías no darme esa mirada al hablar de diseccionarme?

             — Investigué a todos los sirvientes cercanos a ti, pero no se pudo encontrar evidencia de intento de asesinato —

             —... Qué pena.— Así que la persona que trató de matar seguía caminando por algún lugar del palacio. Simplemente genial. Sentí un escalofrío correr por mi espalda.

             A diferencia de mí, Sabelian permaneció tan indiferente como siempre, y lentamente tomó un sorbo de su té antes de continuar. 

             — ¿Recuerdas algo de tu muerte? La investigación terminaría más rápidamente con tal información —

             Ojalá fuera así de lindo ... solo pude sacudir la cabeza. 

             — Desafortunadamente, no lo hago —

             Los recuerdos de Abigail llegaron en pedazos. Algunos eran muy claros, otros completamente ausentes.

             Sabelian levantó la cabeza ante mi respuesta y me miró en silencio antes de decir: 

             — ¿Recuerdas ese evento por casualidad? —

             — ¿Ese evento? —

             — Hace seis meses, cuando consumiste veneno —.

             ¿Hace seis meses? Busqué entre los pocos recuerdos que tenía. Ajá ... Oh, lo recuerdo. Yo consumí veneno, pero ...

             —... Te refieres a la vez que me envenené —

             Cierto. Abigail se envenenó voluntariamente a sí misma. Este fue el brillante plan que se le ocurrió para obtener la atención tan deseada de Sabelian. Mientras estaba postrado en la cama, Sabelian la visitó. Aunque inicialmente estaba eufórica, Abigail pronto se desesperó después de que Sabelian descubriera la verdad y la tratara aún peor que antes.

             Él asintió y me miró de nuevo, su mirada penetrante tratando de escudriñarme con sus ojos. 

             — Querías volver a llamar mi atención, ¿verdad, Abigail? —

۩۞۩

Traducción del coreano: Haruparty (http://lasolistia.com/haruparty/)

Traducción al español: LiiArz 


Anterior • Siguiente

Lista de capítulos 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO